renovarmueblesconpintura

La restauración de muebles se constituye como un conjunto de procedimientos a los cuales se someten las piezas de mobiliaria para renovarlas, mejorar en gran medida su aspecto y dejarlas en buen estado. Cabe señalar que todas las acciones en cuestión se llevan a cabo sin descuidar el valor que tienen los muebles como auténticas obras de arte que son. Esto quiere decir que al restaurarlos se mantienen intactos cuestiones como la artesanía e incluso la antigüedad de los mismos.

Existe una multitud de maneras para renovar un mueble, las cuales pueden variar en relación con el material de la pieza o el tipo de daño que presenten, por ejemplo. También es posible optar por numerosas técnicas de restauración, y en este caso en particular trataremos sobre una de ellas. Se trata del reciclado de muebles a partir de la pintura, uno de los materiales más habituales para este tipo de trabajos.

Una excelente alternativa para darle una imagen diferente a un mueble viejo que ya no te agrada demasiado es pintarlo con efecto veteado del color que prefieras. Para llevar a cabo este procedimiento sólo necesitas pintura de esmalte, disolvente retardante, imprimación selladora y peine veteador. Los pasos a seguir también son muy simples: hay que lijar la superficie, librarla de cualquier resto de polvo, darle una mano de imprimación selladora y pintarla con una mezcla entre pintura y disolvente. Para lograr el efecto veteado, es necesario pasar sobre el mueble el peine veteador de arriba a abajo o de un lado hacia el otro antes de que se seque la pintura. Es importante recordar que el mueble debe ser blanco. De lo contrario, hay que darle por lo menos dos manos de pintura para que quede totalmente de ese color.

Si tienes que pintar muebles de madera y quieres hacerlo de modo tradicional, también hay ciertas recomendaciones a tener en cuenta que te permitirán obtener un acabado perfecto. Para pintar madera desnuda lo más conveniente es realizar tres capas, mientras que si la superficie ha sido pintada previamente  con dos basta. Aconsejamos introducir la brocha en la pintura sólo hasta la mitad de las cerdas, empezar a pintar en aquellas áreas menos accesibles y continuar con las zonas lisas y seguir la dirección del grano o las vetas de la madera.

Por último, y en el caso de que seas una persona sumamente creativa, te recomendamos que no dejes de lado esta virtud a la hora de restaurar tus muebles. Puedes escoger colores llamativos para que la pieza de mobiliaria resalte dentro de cualquier habitación, o bien combinar dos tonos en el mueble para darle un toque muy particular (aunque en este caso hay que tener mucho cuidado). También es posible jugar con las texturas, gracias a determinados elementos que dan como resultado tramas interesantes, como por ejemplo enduído, virutas de metal o polietileno.

Fuente: Foto