restaurarmueblesdemadera

Muchas personas cometen el error de cambiar los muebles de madera que se estropean por otros nuevos para embellecer el hogar. Decimos que esto es una equivocación por el simple hecho de que actualmente es posible restaurar cualquier mueble con unas pocas herramientas, que no sólo son muy fáciles de conseguir sino que también resultan sumamente económicas.

Lo más probable es que en tu vivienda tengas al menos un mueble de madera que necesita un poco de mantenimiento, ya sea porque se le da mucho uso o simplemente porque el mismo paso del tiempo ha hecho que se deteriore, que pierda su color, que se vuelva opaco e incluso que se raye. Tal como mencionamos anteriormente, si te sientes identificado con esta situación no es necesario en lo absoluto que cambies tu mueble por otro o que lo lleves a algún taller. De un modo tan sencillo como rápido, y mediante unos instrumentos realmente habituales, puedes dejar tu mobiliario en perfecto estado. Sólo tienes que seguir los pasos y recomendaciones que brindaremos a continuación.

Antes de empezar el proceso de renovación y restauración de cualquier mueble de madera, es importante que cuentes con los siguientes elementos y materiales: una brocha, tinte, barniz de poliuretano, tapaporos, lana de acero, tarpo, pincel, muñequilla de algodón, disolvente y cubeta. Dicho esto, he aquí los pasos a seguir:

  • Hay que comenzar con un lijado, el cual dependerá de la superficie del mueble. Si está pintada o barnizada requerirá de un esfuerzo mayor, de lo contrario la tarea será mucho más sencilla. 
  • Una vez que la superficie está bien lijada, hay que iniciar el proceso de teñido. Para eso es importarte emplear el tinte al agua, ya que es mucho más fácil de corregir en el caso de que se cometa algún error.
  • Empezar a pintar con la brocha gruesa (a la que previamente hay que limpiar muy bien). Si no cuentas con una brocha de este tipo, puedes emplear la muñequilla de algodón.
  • En el proceso de teñido y en el caso de usar una brocha, después de pintar puedes pasar por la superficie un paño de algón para eliminar el exceso de tinte y evitar la saturación del color.
  • Es importante tener en cuenta que, mientras más oscuro quieres que quede el mueble, más manos de tinta debes pasar.
  • Necesitas por lo menos 48 horas de secado, en las cuales el mueble deberá permanecer en un sitio ventilado, sin humedad y sin contacto directo con el sol.
  • Una vez seca la superficie, lijar con lana de acero (siempre en sentido de la veta de la madera y sin ejercer demasiada presión).
  • Eliminar el polvillo con una brocha seca y suave.
  • Preparar el tapaporos, mezclando por partes iguales dicho producto con disolvente universal. Pintar con brocha y dejar secar alrededor de tres horas.
  • Volver a lijar la superficie con mucha suavidad, quitar el polvo y repetir este proceso dos veces más.
  • Una vez finalizados todos los pasos, ya tendrás un mueble restaurado. No obstante, es fundamental aplicar barniz en toda la superficie para incrementar la resistencia del mismo.

Fuente: Foto